Serpente Espiriforme

   Ficha técnica


Año: 2009

Mural circular .
Diseño inspirado en un mosaico pavimental de la iglesia de San Demetrio Corone, Cosenza, Calabria, Italia).



Técnicas musivarias: Opus Vermiculatum, Opus Tessellatum.
Método indirecto sobre soporte provisional de papel. Su soporte definitivo está elaborado en mortero.
Materiales: Mármoles: amarillo travertino toscano, amarillo atlántida, verde alpi; cornalinas, y  plomo
Gama Cromática: amarillos, verde, gris plomo
Medidas: diámetro 80 cm x 2,4 cm.
Precio de Mercado: 1000 €.
Ubicación: Fachada principal, casa particular. Pozuelo de Alarcón. Madrid.


Análisis formal
          Representación figurativa de serpiente con forma espiriforme; en su cabeza se puede observar el detalle que representa la copa del Santo Grial. En sus ojos se han incrustado dos cornalinas; la extremidad inferior termina con tres nudos, inscribiendo en sus huecos la palabra PAX. Toda ella está rodeada por un hilo de plomo, cerrando así el círculo de protección.
   El fondo del mosaico esta ejecutado en mortero blanco haciendo aguas, con una patina en pigmentos verdes y marrones para darle mayor profundidad. Los ojos son cornalinas, y se ha bordeado la serpiente con plomo.

Análisis iconográfico

A lo largo de la historia, la imagen de la serpiente y la espiral posee un importante contenido iconográfico desde tiempos inmemoriales en la mitología de las civilizaciones. De hecho, han alimentado leyendas y simbolizado disímiles elementos desde el comienzo de los tiempos. Aparece en el ámbito mediterráneo como depositaria y transmisora de poderes tanto mágicos como sobrenaturales, formando parte de la ornamentación simbólica. La fascinación que produce su mirada y su vida subterránea la convierten en la poseedora de conocimientos ocultos, del secreto de la vida, y a la vez, guardiana y agente de la abundancia.
 La serpiente es símbolo de eternidad, ostenta un doble valor de protección, puesto que se erige como defensora contra los enemigos humanos y sobre todo, frente a las influencias psíquicas hostiles. Esta dualidad se palpa también, por cuanto no sólo prohíbe a las influencias maléficas entrar en la morada, sino que asimismo impide a las benéficas salir para disiparse en el exterior. Por tanto es considerada icono de la guardia de un lugar o elemento valioso.
          La serpiente se beneficia de la propiedad de ser neutra en sí misma. Es indiscutible símbolo de la fuerza vital y del estado de energía terrena del universo, que los antiguos conocieron como aether, los místicos como vacuum o vacío y los especialistas en física de partículas como campos cuánticos. Se constata a lo largo de su inmensa iconografía como símbolo por antonomasia de la energía, de la fuerza pura y sola. Se presenta también como símbolo de San Juan Evangelista, mostrándose junto a un cáliz.
 Las cualidades centrales de la serpiente determinan sus significaciones: Animal dotado de fuerza magnética. Por su muda de piel, es también símbolo de resurrección, lo cual, en efecto, responde en cierta medida a un poder de regeneración y amparo de la criatura, al poder librarse con su antigua piel de ciertas heridas y parásitos. Se le atribuye en algunos mitos la vida eterna o capacidad regenerativa como en el caso de la hidra de Lerna a la que venció Hércules. La metamorfosis de la piel impresionó a los estudiosos antiguos: Filón de Alejandría creía que la serpiente, al desasirse de su piel, se desprendía además de la vejez; que podía matar y curar, siendo por ello símbolo y atributo de los poderes adversarios positivo y negativo que rigen el mundo (idea gnóstica de origen persa). Llega a considerarla como «el más espiritual de los animales».
 Por tanto, queda patente que es emblema de regeneración, vida eterna, veneno y curación. Es un ser benéfico, benévolo y protector, adorado por multitud de pueblos en todo el mundo, protegiendo a los hombres con la fuerza apotropaica de su misma monstruosidad, sacando salud de la muerte y protección de los «animales mortales».
Para los celtas, el alma es un fragmento divino que acabara volviendo a su origen. Las sucesivas reencarnaciones tras la muerte hacen que el alma se vaya depurando hasta alcanzar la perfección.

Al utilizar el término «serpiente»” como «lo que liga», se unen la magia del nudo y la derivada de la figura y de los poderes mágicos de la misma, con lo que la magia resultante es más poderosa. Se convierte así en una «cuerda o vínculo viviente», en cuyo caso el nudo se presenta como el hilo de la vida, simbolizando el proceso de la evolución espiritual de la humanidad.
El número tres también tiene connotaciones mágicas. Estas triples representaciones «opuestas» son frecuentes en la antigüedad. Puesto que el número tres es una cifra mágica por excelencia, como expresión al mismo tiempo de unidad y dualidad, es por consiguiente una fuerza protectora y benéfica.
            Volviendo a la cultura celta, por poner uno de los muchas ejemplos, el tres era sagrado para ellos. Las cosas importantes formaban grupos de tres: la trinidad que formaban algunos de sus dioses; el cielo de la vida; el nacimiento, la muerte y la reencarnación; o los tres elementos fundamentales de su universo: la tierra, el agua y el aire.

Si observamos el mosaico detenidamente, apreciamos  un indudable parentesco entre la imagen de la serpiente y la espiral; ésta última es un símbolo esencialmente macrocósmico.

En el lenguaje mítico, estas ideas se han expresado con las siguientes palabras: «Del seno del abismo insondable surgió el circulo formado por espirales. Enroscada en su interior, siguiendo la forma de las espirales, yace una serpiente, emblema de la sabiduría y de la eternidad». Así pues, la espiral es también símbolo de un centro potencial (serpiente y fuerza Kundalini del tantrismo).

 Resulta interesante analizar la imagen del Santo Grial, que se estima como un centro mágico de poder, además de una herramienta; contenedor que se convierte en copa dadora de vida. Simbólicamente hablando representa la matriz femenina, y los componentes que se introducen en su interior son los elementos que permiten la transmutación. Expresado con palabras evangélicas, representa la transfiguración, y con ella una forma de vida que alude directamente a la serpiente como «la que lleva la sabiduría y la iluminación». Esta descripción implica el significado de «descifrar, interpretar, desencriptar, esclarecer».

La inclusión de la palabra PAX refuerza lo anteriormente expuesto obre el equilibrio de energías, la armonía y el amor. Por consiguiente está claro, después de este análisis, que la ubicación de este mosaico no queda relegado a un simple elemento mural y decorativo.








Se ha producido un error en este gadget.